Noticias

“No puede haber paz cuando hay tantas necesidades básicas insatisfechas” – Líder Embera – Dobida

Crisis humanitaria de los pueblos indígenas en el Chocó

Presencia y enfrentamiento de actores armados, desplazamientos, confinamientos, asesinatos de defensores de derechos humanos indígenas y falta de garantías para la pervivencia de los pueblos indígenas son algunas de las denuncias presentadas por líderes y lideresas indígenas del Chocó.

Agosto 9 de 2020. Por Prensa CODHES.

Etiquetas: #RedAnansi #Chocó #PueblosIndígenas #Evento #DíaInternacionaldePueblosIndígenas

Durante el último mes en el Chocó se registró el asesinato de una niña embera a causa de una bala perdida en medio de un enfrentamiento a fuego cruzado entre las AGC y el ELN en Alto Baudó, así como el confinamiento de 14 pueblos de la etnia wounaan por combates de estos grupos en Bajo Baudó; cerca de 289 familias embera dobida confinadas por enfrentamientos entre el ELN y el Ejército Nacional en el Resguardo Alto Río Bojayá, y el asesinato del líder indígena Rubilio Papelito. Estos graves hechos evidencian una vez más la sistematicidad de las violaciones a los derechos humanos de los pueblos indígenas.

En este contexto, el pasado 6 de agosto, la Mesa Indígena del Chocó y el Foro Interétnico Solidaridad Chocó-FISCH, con el acompañamiento de CODHES[1], desarrollaron el conversatorio ‘Contribución de los Pueblos Indígenas del Chocó desde su cosmogonía propia a la construcción de paz’, un espacio que contó con la participación del liderazgo embera-dobida.

Durante el evento, se alertó de la presencia de actores armados ilegales y la falta de garantías por parte del Estado para el goce de derechos de los pueblos indígenas.

Imagen del Conversatorio ‘Contribución de los Pueblos Indígenas del Chocó desde su cosmogonía propia a la construcción de paz’
Imagen del Conversatorio ‘Contribución de los Pueblos Indígenas del Chocó desde su cosmogonía propia a la construcción de paz’

Según la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios en Colombia, en los municipios priorizados por el PATR subregión Chocó, 33.055 personas indígenas han sido víctimas de confinamiento desde la firma del Acuerdo de Paz hasta Junio de 2020, representando el 50.1% del total de las víctimas.

Lucy Chamorro, Coordinadora del Programa de Mujeres de la Mesa Indígena del Chocó, expresó su preocupación por la presencia de actores armados que no permite el desarrollo de la autonomía de los pueblos indígenas a cabalidad: “no tenemos cómo cultivar, no tenemos cómo recolectar las plantas medicinales, no tenemos cómo alimentar efectivamente a nuestras familias, no tenemos la posibilidad de llevar una buena gestación y cuidado”, dijo.

Acerca de la falta de garantías por parte del Estado para el goce de derechos de los pueblos indígenas, Plácido Bailarín, Consejero de Derechos Humanos de la Mesa Indígena del Chocó, la violencia perdura a pesar de ser la protección una obligación del Estado: “Vemos cada día como nuestros pueblos son confinados, hacinados, despojados y desplazados de nuestro territorio por los grupos armados al margen de la ley pese a los instrumentos jurídicos existentes como la Constitución Política de Colombia y la Declaración de los Pueblos Indígenas que exigen nuestra protección”.

Helfer Andrade Casama, Coordinador de la Mesa, enfatizó que la falta de garantías no sólo está vinculada con la atención frente al conflicto armado sino en posibilitar a las comunidades vivir una vida armónica en y con el territorio: “No puede haber paz cuando hay tantas necesidades básica insatisfechas, la madre tierra está bastante afectada y si la madre no está en armonía menos los hijos”. Chocó es el principal centro de operación de la minería ilegal y la deforestación en el Pacífico, además, de uno de los departamentos con Índice de Necesidades Básica Insatisfechas más alto (65.4%), según el censo 2018 del DANE.

Resistencia en el territorio.

Ante las distintas afectaciones que sufren los pueblos indígenas en el Chocó, desde las comunidades han surgido iniciativas para la pervivencia dentro de las cuales se encuentra el fortalecimiento de las guardias indígenas como medida de autoprotección, la soberanía alimentaria y de la medicina propia tradicional. Alba Quintana destacó que el  Programa de Mujeres de la Mesa Indígena del Chocó ha implementado escuelas de formación en género y del Acuerdo de Paz, así como impulsado la participación de mujeres indígenas en la construcción de la Política Pública de Equidad de Género del departamento. No obstante, es un camino inacabado pues como señaló  “se presentan vacíos que hay que agendar desde la institucionalidad, desde la atención del Estado para que haya los medios para garantizar el goce de derechos de los pueblos indígenas”.

El conversatorio está disponible aquí.


[1] Esta nota se realiza con el apoyo del proyecto ‘ Redes para la garantía de los derechos a la vida e integridad de defensores y defensoras de derechos humanos y sus organizaciones afrocolombianas e indígenas del Chocó’ operado por el Foro Interétnico Solidaridad Chocó – FISCH y la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento -CODHES, financiado por el Fondo Multidonante de Naciones Unidas para el Sostenimiento de la Paz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: